Embajadores

Cuando viajas, saber por dónde empiezas, pero no dónde vas a acabar. Porque el viaje es un ser vivo, que cambia constantemente, y te conduce por caminos que ni siquiera soñabas con transitar. Gipuzkoa es el mejor ejemplo de ello. Basta con ponerse a explorar.