Atrás

Touring Urola, road trip para escapar del estrés y la rutina

Touring Urola, road trip para escapar del estrés y la rutina

Touring Urola, road trip para escapar del estrés y la rutina

Pon tu vehículo a punto y vive la experiencia de hacer un road trip por los mejores puntos del interior de Gipuzkoa.

Viernes ¿Azpeitia o Azkoitia? Sumérgete en el ambiente de sus calles

Un viernes por la tarde no te pierdas el “txikiteo” en cualquiera de estas dos localidades. A cinco minutos en coche una de la otra, ambas tienen buen ambiente y mucho que ver. Son las dos protegidas por la gran mole kárstica de Izarraitz, que les confiere carácter y nombre: Ayz-goitia (aguas arriba de la peña) y Ayz-beitia (aguas abajo de la peña). Entre sus lugares más interesantes, en Azpeitia, el Palacio Basazabal, donde se ubica la Oficina de Turismo, y muy cerca, el Museo Vasco del Ferrocarril, que ofrece un encantador trayecto en un tren de vapor a largo del río Urola. En Azkoitia tienes que ver los frontones de Oteiza, una genialidad del escultor vasco que diseñó este vanguardista conjunto arquitectónico basado en los tradicionales frontones. Para dormir y prepararte para el siguiente día, cualquiera de estas dos villas te viene perfecta para alojarte.

Sábado

¿Preparados para este precioso ROAD TRIP a la Guipuzcoana? Circulareis por carreteras estrechas y llenas de curvas, arriba y abajo, abajo y arriba, que os van a transportar a preciosos miradores paisajísticos, lugares auténticos donde os recibirán con hospitalidad. Siempre a vuestro ritmo, parando dónde y cuando haga falta, disfrutando del paisaje y la tranquilidad. Una auténtica vía de escape a la estresante rutina del día a día. Pero antes, os invitamos a pasar por la Basílica de San Igancio de Loyola. Su interior y también los jardines y paisaje que lo rodean son un auténtico regalo y te ponen en paz y reconcilian con el mundo. Ahora si, pon a punto tu vehículo, ¡comienza la aventura! Primera parada: Beizama. Has llegado al paraíso verde, en las faldas del monte Illaun, todo es verde. Y, alrededor, queserías, fábricas de txakoli, ¡hasta un albergue ecológico! Todo ello concentrado en este municipio de 166 habitantes que ha sido nombrado centro geográfico de Gipuzkoa. Próxima estación: Bidania-Goiatz. El municipio más alto del territorio histórico de Gipuzkoa, a más de 500 metros de altura, rodeado de caseríos, bosques y montañas, entre las que destaca el Ernio (1.075 m), una hermosa cima muy frecuentada por los montañeros. Respira la calma en este municipio compuesto por dos pequeños núcleos que ha sabido guardar la esencia de la Gipuzkoa rural. Próxima estación: Errezil-Erdoizta. A estas horas seguro que se os ha abierto el apetito, y estáis en muy buen sitio para comer algo rico, ya sea en el centro de Errezil o en alguno de sus barrios. Tras la sobremesa, podéis subir a Erdoizta, algo que hay que tomarse con calma, como el resto del trayecto. A veces pensarás que estás pérdido y solo en otro mundo entre montes donde no pasa nadie más, pero de pronto, ¡otro coche! Hay que cruzar con cuidado… Una vez allí, frente a ti tendrás la Ermita de San Isidro, construida en honor al patrón de los agricultores a principios del siglo XIX. Desde allí, regresas a la carretera que nos va a llevar a Aizarna. Pero antes, otra parada obligatoria.

Sábado La Ermita de Santa Engrazi

Hay que tomar un cruce a la derecha y aparcar frente a un caserío. Son unos diez minutos andando por un caminito de piedra para terminar en un prado cerca del alto que da nombre a la ermita. Esta ermita tiene muchísimo encanto, pero fuera del edificio, son las vistas que encuentras aquí las que maravillarán a cualquiera. A 510 metros de altura, en pleno parque natural de Pagoeta, se puede ver Izarraitz, el Ernio, la costa y hasta el mar. Este Road Trip te pedirá descanso para el cuerpo, y para ello no hay nada mejor que pasar la noche en alguna de las casas rurales de la zona. Las distancias no son largas, así que en Errezil, Aizarna o Aizarnazabal podrás alojarte y tener un merecido descanso entre montañas.

Domingo Más paisaje, prehistoria y el Palacio de Lili

Zestoa ofrece una visita combinada a Ekainberri y al Palacio de Lili que es un auténtico disfrute. Regálate una mañana en Ekainberri, la réplica de una cueva con pinturas rupestres declaradas Patrimonio de la Humanidad y la visita teatralizada de la mano de Andre Madalen, ultima habitante del Linaje de los Lili. Para reposar lo visto y coger fuerzas, te invitamos a comer en cualquiera de los restaurantes de Zestoa o Zumaia. Y, para redondear un fin de semana inolvidable, acércate a la playa de Itzurun a ver el paisaje del flysch. Si, además coincide con marea baja y una bonita puesta de sol, es el espectáculo perfecto.