Atrás

Santuario de Arantzazu

Santuario de Arantzazu
Tierra ignaciana

Santuario de Arantzazu

Desde entonces se movilizaron los pueblos de Oñati y Arrasate y comenzaron a peregrinar a este lugar.

Dice la leyenda que allá por 1469, un pastor que andaba buscando sus cabras encontró en este lugar la imagen de la Virgen posada sobre un espino (Arantzazu), de ahí viene su nombre. Desde entonces se movilizaron los pueblos de Oñati y Arrasate y comenzaron a peregrinar a este lugar. El Santuario de Arantzazu, además de ser un centro de espiritualidad y religioso, es sin duda un lugar donde confluyen los ejemplos más representativos del arte vasco contemporáneo con nombres tan ilustres como Oteiza, Chillida, Basterretxea o el propio Sáenz de Oiza.