Atrás

Un recorrido histórico por la Tierra Ignaciana

Tierra ignaciana

Un recorrido histórico por la Tierra Ignaciana

Perderse en este territorio es descubrir las diferentes maneras en las que el ser humano, a lo largo de la historia, ha aprovechado los elementos de la naturaleza para cobijarse, vivir, aprender, meditar o trabajar.

Es la historia de San Ignacio de Loyola y de espectaculares templos, es la tierra del hierro, la piedra y el fuego, es el paisaje que ayudaron a modelar Oteiza y Chillida y es el escenario de la historia de la humanidad desde la prehistoria. Dos ríos y dos valles definen la Tierra Ignaciana: el Deba al oeste y el Urola al este. Dos cuencas que han sido testigos del talento creador del guipuzcoano para el arte, el trabajo y la espiritualidad. Te proponemos un recorrido por ambas, remontando el Urola y descendiendo a la vera del Deba, y descubrir lugares como el Santuario de Loyola, Arantzazu, los Frontones de Oteiza o las Cuevas de Oñati-Arrikutz entre otros.