Atrás

Maravillosa y desconocida, la esencia de Euskadi

Maravillosa y desconocida, la esencia de Euskadi

Maravillosa y desconocida, la esencia de Euskadi

Acércate a Debabarrena y adéntrate en la pureza de nuestro territorio en un fin de semana rodeado de naturaleza, gastronomía delicatesen, aventura y relax en esta comarca repleta de belleza e historia.

Viernes tarde ¡Bienvenidos al Geoparque de la Costa Vasca!

Saliendo en la autopista, por Itziar, acércate a sentir la brisa del mar en estos espléndidos miradores desde donde contemplar la costa: el Mirador de Itziar y el de La Hilandera. A tu derecha, la costa de Gipuzkoa, y a tu izquierda la de Bizkaia, impresionante. Desde estos balcones privilegiados sobre el Cantábrico en un día claro puedes ver hasta Hendaya, y hasta la entrada al puerto de Bilbao. Para pasar la noche elige una opción en alguno de los barrios rurales de Deba: Itziar, Elorriaga, Itxaspe, Mardari,...casas rurales, apartamentos, camping, hoteles, albergues,... En cualquiera de ellos te sentirás como en casa, en plena naturaleza, una naturaleza única, en el corazón del Geoparque de la Costa Vasca. En la zona rural encontrarás restaurantes, asadores y sidrerías diseminadas por paisajes cada cual más bello. Puedes cenar en uno de ellos o puedes optar por ir hasta el núcleo urbano de Deba y mezclarte con los y las debarras en un animado “poteo”, típico recorrido de las cuadrillas vascas por los tradicionales bares para tomas unos “potes” y degustar deliciosos pintxos.

Sábado Chocolates de Mendaro, ¡delicatesen!

Por la mañana, adéntrate en el interior de la comarca. Desde Deba llegarás enseguida a Mendaro, donde te recomendamos un alto en el camino en Chocolates de Mendaro. Esta pequeña empresa familiar elabora chocolates artesanos desde 1850, en su tienda podrás degustar y comprar algunas de sus especialidades, además de contemplar el molino de cacao más antiguo de Euskadi. Pero recuerda que tendrás que madrugar un poco para aprovechar el día. A las 10:30 en la puerta. Merece la pena solicitar por teléfono o email una visita al molino, dura unos 20 minutos.

Sábado Soraluze- vestigios de dolmenes o via verde del vasco-navarro. ¡A elegir!

Remontando el río Deba dejarás a tu izquieda Elgoibar, desde donde ya se ve la imponente cima del monte Karakate. Aquí es donde te proponemos que te dirijas, donde encontrarás uno de los mejores miradores de todo Euskadi, abarcando tanto la costa hasta Hendaya y Bilbao, como el interior hasta los Montes Alaveses. Además, es el punto de partida de la Ruta de los Dólmenes, un sendero que discurre por los 11 kms del cordal Karakate-Agirreburu, entre los dólmenes y túmulos de la Estación Megalítica Elosua-Plazentzia. Si lo que buscas es una opción para realizar en familia en bicicleta, desde Soraluze parte otro camino con historia: la vía verde que discurre por el trazado del antiguo Ferrocarril Vasco-Navarro. El trayecto hasta la vecina Bergara dura ida y vuelta alrededor una hora en bicicleta, y se puede continuar hacia Antzuola, Arrasate, Oñate... lo que den vuestras fuerzas o el tiempo. Es sencillo aparcar en Soraluze, junto a la antigua fábrica de cañones, o en el vial en el que comienza la vía verde. Además, cuenta con varios bares y restaurantes en el núcleo urbano donde comer, o incluso comprar comida para llevar.

Sábado Por la tarde… Mutriku, atalaya del mar de los vascos

Por la tarde continúa retornando a la costa, a Mutriku, donde te recomendamos que aparques en el parking publico detrás de la iglesia. Desde aquí podrás comenzar tu visita al Casco histórico de Mutriku, declarado Conjunto Monumental. Acércate a la Oficina de Turismo a preguntar por las visitas guiadas, del casco y de Nautilus. Asómate al mirador de Atxukale a contemplar el puerto, y empaparte del carácter marinero de este encantador pueblo. Al atardecer te proponemos, un espléndido paseo que bordea la carretera desde Mutriku hacia Deba. Podrás admirar los acantilados del Flisch negro desde el mirador de Arbe. Para terminar el día, puedes cenar exquisito pescado fresco en cualquiera de los restaurantes de la zona. Y para dormir no te faltaran hoteles con encanto mirando al mar o casas rurales entre verdes montes.

Domingo Deba: playas, naturaleza y secretos milenarios

Busca sitio para aparcar junto a la playa, la estación de tren, la ría o incluso en el barrio de Artzabal. Este bonito y animado pueblo costero nos ofrece múltiples alternativas para realizar agradables caminatas y paseos:

Si el sol aprieta, visita el casco antiguo de Deba, con sus calles estrechas, para descubrir la Iglesia de Santa María, una verdadera joya del gótico vasco. Acércate a la Oficina de Turismo a preguntar sobre las visitas guiadas. El casco histórico de Deba es también un lugar ideal para comer o tomar un pintxo, y disfrutar del ambiente, lejos de las aglomeraciones.