Atrás

La emblemática Bahía de Pasaia y la esencia del País Vasco

La emblemática Bahía de Pasaia y la esencia del País Vasco

La emblemática Bahía de Pasaia y la esencia del País Vasco

Comenzando por la Bahía de Pasaia, Oarsoaldea se nos presenta con una cantidad de propuestas variadas que nos introducen en la historia de una comarca única y a la que volver una y otra vez

Viernes

Si has llegado el viernes, seguramente estarás deseando de conectar con esta comarca que se sitúa a un paso de Donostia, entre la costa y mar. En Errenteria, Lezo, Oiartzun y Pasaia encontrarás alojamientos de todo tipo, desde modernos hoteles urbanos hasta tradicionales casas rurales situadas en plena naturaleza. Si estás con ganas de descansar, perfecto, y si no, en cualquiera de los 4 pueblos de esta comarca encontrarás un ambiente animado el viernes antes de cenar.

Sábado Pasaia, el fiordo vasco

Comenzamos nuestro recorrido en Pasaia, un auténtico pueblo pesquero único en toda la costa vasca. A Pasaia se puede llegar tanto en transporte público como privado, pero también a pie por el monte Ulia desde Donostia-San Sebastián (8km) y por el monte Jaizkibel (21km) desde Hondarribia. Pasaia está formado por dos cascos históricos: Pasai Donibane y Pasai San Pedro, cada uno de ellos con una única calle empedrada repleta de edificios con mucha historia mirando a la emblemática Bahía de Pasaia, antaño puerto de balleneros y centro de construcción naval y hoy día el puerto comercial más importante de Gipuzkoa. Pasai Donibane y Pasai San Pedro se sitúan uno frente al otro separados por las aguas de la bahía y conectados mediante una pequeña embarcación (motora) que va y viene continuamente a modo de transporte público. La mejor forma de embriagarse del ambiente marinero de Pasaia es pasear por los cascos históricos de San Pedro y Donibane y, como es costumbre entre los locales, dar un paseo hasta la bocana de la bahía. Pero además, hay varias cosas que son imprescindibles. Para empezar, La Factoría Marítima Vasca Albaola, un museo donde se recupera la tradición de la carpintería de ribera. Actualmente trabajan con la reconstrucción ante el público de la réplica de un ballenero del siglo XVI, la espectacular nao San Juan. También es fundamental el Barco Ecoactivo Mater, el último atunero construido en madera de Euskadi, donde mediante una visita guiada podrás conocer técnicas de pesca y todo lo relacionado con la vida de nuestros arrantzales. Finalmente, no te puedes ir sin probar la gastronomía local, con especialidades en parrilladas de pescado y marisco. La oferta es amplia y las vistas a la bahía impresionantes.

Sábado Errenteria, “la pequeña Manchester vasca”

Nos vamos a Errenteria. Con un extenso casco histórico de trazado medieval calificado como Bien de Interés Cultural y conocida como la “pequeña Manchester vasca” por su pasado industrial, es hoy en día un pueblo lleno de vida cultural y comercial. Te recomendamos recorrer las 7 calles que conforman el casco medieval y pasear también por los alrededores, donde encontrarás infinidad de tiendas y bares de pintxos con una variada oferta gastronómica, además de restaurantes para todos los gustos. Además, no te pierdas el Centro del Traje, situado en un edificio histórico del casco (Kapitain-etxea), ofrece una amplia colección sobre la indumentaria vasca y de todo el mundo a lo largo de la historia.; y el Fuerte de San Marcos, antiguo fuerte militar convertido en mirador natural por excelencia de la comarca y museo, donde podrás adentrarte en los pasadizos del fuerte.

Domingo

Oiartzun, un pueblo de auténticas raíces vascas situado en un espléndido valle verde, con su imponente macizo granítico de Aiako Harria que le da nombre a su extenso Parque Natural, de gran riqueza geológica. Oiartzun ofrece numerosas posibilidades para hacer senderismo: rutas homologadas por el Parque Natural, monumentos megalíticos, etc. Se trata de un pueblo diseminado en diferentes barrios pero que también cuenta con su casco histórico, Elizalde, donde se aprecian edificios de gran importancia arquitectónica, como la iglesia de San Esteban de Lartaun. Además, cuenta también con una amplia oferta gastronómica basada sobre todo en la cocina tradicional, tanto en el casco como en el entorno rural. Aquí no olvides adentrarte en las galerías de las Minas de Arditurri, explotadas desde la época romana hasta los vestigios de diferentes épocas y pasear por la Vía Verde,un antiguo trazado del tren minero hoy convertido en vía verde para peatones y ciclistas.

Domingo Lezo y las ofrendas de los hombres de la mar

Seguimos nuestro recorrido y nos dirigimos a Lezo, donde podemos llegar a pie desde Donibane (1,5 km) o en bus. Se trata de un pequeño pueblo vinculado con el mar a lo largo de toda su historia, ideal para darte un paseo por su coqueto y muy bien conservado Casco Histórico y si todavía no hemos comido, aprovechar para tomar algo en cualquiera de sus restaurantes. Para terminar, no dejes de visitar la Basílica del Santo Cristo, alberga en su interior uno de los tres únicos Cristos imberbes en toda Europa y que, por cierto, está abierta todos los días.