Atrás

La huella de Chillida

La huella de Chillida

Gipuzkoa es el punto de partida ideal para descubrir las creaciones de Eduardo Chillida.

El Peine del Viento es probablemente su obra más conocida y uno de los iconos de San Sebastián. Para Chillida, su belleza consistía en la suma del entorno, el mar y su escultura, que juntas crean una estampa perfecta. El Museo Chillida Leku, ubicado en la finca y caserío de Zabalaga (Hernani), es un bosque encantado donde conviven en perfecta armonía el hierro, la piedra, el alabastro, los árboles y el espectador. Imprescindible. Chillida Lantoki (Legazpi), es una antigua papelera reconvertida en museo que revela la relación que tuvo el artista con esta localidad profundamente vinculada al hierro, y donde forjó algunas de sus obras más conocidas. No en vano se conoce como el “Valle del Hierro”, donde también se visita la encantadora ferrería de Mirandaola. Además, Chillida también diseñó las puertas del Santuario de Arantzazu (Oñati), una de las referencias espirituales de Gipuzkoa, donde confluyen algunas de las obras más representativas del arte vasco contemporáneo.