Atrás

Adéntrate en la magia del interior de Gipuzkoa

Adéntrate en la magia del interior de Gipuzkoa

Adéntrate en la magia del interior de Gipuzkoa

Déjate sorprender por Urola Garaia, un lugar que no esperabas. Naturaleza, ambiente de “poteo”, la historia del cantante a Joxe Mari Iparragirre y la esencia del Valle del Hierro e Igartubeiti componen una enriquecedora experiencia.

Viernes

Probablemente te apetezca visitar un lugar diferente, pero creas que cerca de ti lo has visto todo. Eso es porque no conoces la comarca más pequeña de Gipuzkoa, Urola Garaia. Tal y como dice su lema “Serendipia”, prepárate para sorprenderte y descubrir un territorio que no esperabas.

Conviene comenzar el viernes con un lugar donde empezar a recargar pilas. Sube a los alrededores de la ermita de la Antigua y disfruta del atardecer mientras realizas un pequeño paseo por los alrededores del monte Beloki en plena naturaleza. Respira fuerte, porque cuando bajes, el interior de la ermita te dejará sin aliento. Tiene una inigualable belleza interior, siendo la mezcla de piedra y madera lo más destacable.

Para completar la visita, se recomienda visitar el Centro de Interpretación de la Antigua (donde también se sitúa la Oficina de Turismo comarcal), el cual ofrece más información sobre la ermita y la historia del pueblo de Zumarraga.

Para rematar el día déjate llevar por el “poteo” del municipio colindante de Urretxu y el encanto de su parte vieja y las calles que vieron nacer a Joxe Mari Iparragirre, cantante famoso vasco. Si os animáis a conocer más sobre él y sobre el municipio, se propone seguir las placas con la imagen de Iparraguirre y escanear el código QR. Deja volar tu imaginación con su cancionero e historias… Además, debido al bicentenario del nacimiento de Iparragirre, te recomendamos que consultes la agenda para el fin de semana, ya que probablemente coincida con alguna de las múltiples actividades programadas para el 2020.

A la hora de dormir, se presentan muchas opciones; desde agroturismos o apartamentos modernos rodeados de naturaleza, hasta hoteles urbanos o pensiones con encanto.

Ermita de la Antigua

Sábado

No puede haber mejor comienzo de día que visitando el mercado de Zumarraga. La Azoka es un espacio recientemente renovado que hará que te acerques a los productores vascos, los “baserritarras” de primera mano, para que te orienten sobre aquellos productos locales que estás deseando probar. Puedes encontrar desde aquellos recién llegados de la huerta, hasta pan casero, miel, queso o huevos, entre otros muchos.

Si te gusta pasear y dejarte llevar por el ambiente, éste es un día idóneo para hacerlo por Zumarraga y tomarte algo en alguno de sus bares o cafeterías.

Muy cerca, en el pueblo colindante de Urretxu, merece la pena que visites el barrio de Santa Barbara, ya que te ofrece muchas posibilidades: subir al monte Irimo o realizar otros paseos, visitar el museo de la miel Aikur, fotografiar el fabuloso palacio Ipeñarrieta mientras nuestras ovejas latxas pastan a sus anchas o tomarte un café en el bar-restaurante-albergue que se encuentra al lado de la ermita, mientras tus hijos juegan en los columpios del merendero. ¿No es un planazo?

Para la tarde, Igartubeiti Baserri museoa en Ezkio, se ha vuelto una visita imprescindible. No importa si vas en familia, sólo o acompañado, el caserío lagar del siglo XVI, no deja indiferente a nadie. Un caserío, único en la zona, en en el que se pueden visitar todas las estancias y conocer cómo era un caserío de la época.

Después, animaos a subir a la parte alta del pueblo a 3 minutos, no podrás dejar de palpar ese ambiente rural y tan auténtico que caracteriza a Ezkio. Despedirás el pueblo encantado si, además, degustas la gastronomía en algún restaurante del mismo. Todos ofrecen gastronomía elaborada a base de productos de kilómetro cero, siendo alguno de ellos iconos de nuestros pequeños pueblos rurales, como son los “ostatus”. ¿Qué tal te sabe?

Domingo

El domingo lo dedicaríamos a visitar Legazpi con un Patrimonio Industrial magníficamente conservado. Su joya, la Ferrería de Mirandaola, se pone en marcha realizando un espectáculo en directo difícil de olvidar. Te aseguramos que te eclipsaras viendo como los gigantescos fuelles y martillo golpean fuertemente el hierro al rojo vivo. (foto)

Puedes completar el día con alguna de las diversas visitas organizadas por la Fundación Lenbur:, la Ruta Obrera o la visita al molino de Igaralde, en la que tienes opción de hacer tu propia “opila” ¡Es un plan ideal para hacer en familia!

Para reponer fuerzas en el casco urbano de Legazpi hay una amplia oferta de bares y restaurantes, donde poder degustar sus pintxos y raciones o sentarse tranquilamente a comer en uno de sus restaurantes. El domingo al mediodía destaca el ambiente de los locales tomando el típico vermut. ¿Se puede pedir más para terminar el fin de semana?